LOS PILARES DE LA RELACIÓN DE PAREJA

love-1731755_1920

Cómo construir y mantener una relación estable

El trabajo de investigación de John M. Gottman constituye una revolución en el estudio empírico de las relaciones de pareja. Basándome en las conclusiones de su trabajo, y en mi propia formación y experiencia, os comento algunas actitudes y conductas que ayudan al buen funcionamiento de una relación de pareja.

  1. Crea y mantén la confianza. Ésta es la base y el eje central en cualquier relación íntima.

  2. Conoce a tú pareja: qué le inspira, qué desea, qué anhela, qué le hace sufrir y qué le reconforta... Actualiza este conocimiento, y si algo no lo sabes, pregúntaselo. No es una debilidad, si no que reforzarás el vínculo con él/ella.

  3. Apoya y ayuda a tu pareja a alcanzar sus metas y aspiraciones, al igual que ella hará contigo.

  4. Admírale. Hazle saber lo importante que es para ti, ¡A diario! No esperes a una ocasión especial, cualquier pequeño detalle del día a día puede ser un motivo para elogiarle, agradecerle o reconocerle.

  5. Muestra afecto frecuentemente: besos, abrazos, caricias o cualquier contacto físico le hará saber que estás ahí y que le aprecias.

  6. Dedica unos minutos a los encuentros y despedidas. Un beso intenso, un abrazo, charlar (brevemente) sobre qué planes tenéis para ese día... Al volver a casa, sal a recibir a tu pareja (obviamente, el que haya llegado primero), abrázale, pregunta cómo le fue y escucha su respuesta…

  7. Atiende y responde positivamente a sus “llamadas de atención”. Es evidente que no vas a ser infalible, puesto que pasarás por alto muchas (dada su sutileza). Intenta agudizar tus sentidos y detectarlas.

  8. Oriéntate físicamente hacia tu pareja. Cuando se dirija a ti, bien para contarte algo, pedirte un favor, expresar una preocupación... orienta tu cuerpo hacia él/ella, mírale y préstale atención, escuchando sin intervenir (resolver su inquietud, dar un consejo o tu opinión… salvo que te pregunte).

  9. Muestra comprensión y empatía por lo que te cuenta, ya sea un problema, una inquietud o un sueño.

  10. Activa los radares positivos. Focaliza la atención en lo que va bien en la relación, en lo que te gusta de tu pareja, busca esas pequeñas cosas cotidianas y házselas saber. Para aquellas cosas negativas trata de realizar atribuciones externas (él/ella no es imbécil, egoísta o desordenado/a, si no que ha tenido mal día, ha pasado mala noche…)

  11. Manejar bien los conflictos. Hablar de los problemas, escuchando al otro y empatizando con sus sentimientos. Regulando nuestras emociones y facilitando la regulación del otro. No necesariamente hemos de aceptar su opinión o sugerencia. Mostrar comprensión y respeto es más importante que decir que sí y luego no hacer nada al respecto, o ni tan siquiera mostrar atención a lo nuestra pareja nos quiere transmitir.

  12. Quedar a solas, hacer planes juntos, ya sea en casa o fuera, como mínimo una vez a la semana


Éstas (aparentemente) sencillas ideas no te van a surgir espontáneamente, y más si la relación está ya algo deteriorada. Suponen un trabajo, una práctica diaria hasta crear un hábito. De manera que sean actitudes en tu relación, espontáneas y no forzadas. La confianza se incrementará y la relación será mucho más satisfactoria para ambos.

Comentarios en este post

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Trackbacks y Pingbacks en este post

No hay trackbacks.

TrackBack URL