LA MEMORIA

memory

¿Qué es y para qué sirve?

La memoria es una función mental básica y primordial en nuestro día a día, aunque no solemos preocuparnos por ella hasta que nos empieza a fallar o creemos que la estamos perdiendo (sin importar la edad que tengamos).

Lo primero qué debemos preguntarnos es: ¿Qué es la memoria? Aparentemente, se trata de una pregunta sencilla, pero quizá no lo sea tanto. 

Desde la neuropsicología, la memoria se define como la capacidad para adquirir, almacenar y recuperar diferentes tipos de conocimientos y habilidades (Ruiz-Vargas, J. M., 2010).

 

Recordar es sinónimo de viajar hacia atrás en el tiempo” (E. Tulving).


Cada vez que pensamos en un momento de nuestro pasado la mente nos transporta hasta esa situación concreta y no sólo recordamos lo qué sucedió o quién estaba presente si no también podemos revivirlo, volver a sentir aquellas emociones y experimentar de nuevo las sensaciones que acompañan a ese recuerdo.

La memoria, además de almacenar información y recuperarla en un momento posterior, cumple una función adaptativa: guía nuestra conducta y nos permite desenvolvernos con éxito en las diferentes situaciones de la vida diaria.

Por lo tanto, la memoria desempeña un papel fundamental en nuestra vida cotidiana, hasta tal punto que sin ella estaríamos completamente perdidos.

Desde que nos despertamos hasta que nos acostamos la memoria nos permite saber quienes somos, con quién estamos, qué hemos hecho y qué tenemos que hacer.

Por ejemplo, nada más despertamos nos permite saber dónde estamos (reconocer el dormitorio, nuestras cosas; darnos cuenta de si estamos en un hotel o en casa de otra persona…) y quiénes son las personas que nos rodean (la persona que está junto a mí en la cama; vecinos, amigos o compañeros de trabajo, el jefe…).

Nos ubica en el tiempo: recordamos qué día es (laboral o fin de semana) y qué tenemos que hacer (levantarme para ir trabajar o puedo quedarme más rato en la cama).

Nos indica cómo actuar en cada situación (recordar cómo se prepara el desayuno, qué ropa ponerme adecuada para la actividad, qué tengo que hacer en el trabajo, como comportarme en un restaurante o en una tienda).

También nos permite montarnos en el coche, conducirlo y llegar a nuestro destino mientras nuestra mente está ocupada en otros pensamientos.

Almacena infinidad de conocimientos sobre el mundo (cuál es la capital de Francia, los leones son animales peligrosos...) y sobre nuestra propia vida (qué hicimos el fin de semana, dónde fuimos de vacaciones el año pasado, los años de la universidad, el argumento de la última película que hemos visto o del libro que estamos leyendo).

En definitiva, la memoria es crucial para mantener nuestra identidad personal y desenvolvernos eficazmente en el medio (ya sea éste familiar o desconocido).

Comentarios en este post

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Trackbacks y Pingbacks en este post

No hay trackbacks.

TrackBack URL