CÓMO GESTIONAR EL ESTRÉS

stress-391657_1920

Soluciones sencillas para manejarlo

Podemos creer, erróneamente, que el objetivo es evitar el estrés a toda costa. Y si ya estás estresado, eliminarlo de tu vida (para siempre, a ser posible). Me temo que esto es bastante complicado, por no decir imposible. En realidad, lo interesante es aprender a manejar los síntomas asociados a la respuesta de estrés.

En nuestra vida, pueden suceder acontecimientos negativos donde poco o nada podemos hacer para resolverlos (una enfermedad grave, el cuidado de un familiar enfermo, ancianos…). Son situaciones que pueden generar una respuesta de estrés crónico.

También podemos experimentar repetidas respuestas de este tipo. Por ejemplo, tenemos un puesto importante que conlleva situaciones muy complicadas, una relación conflictiva con nuestro jefe, compañeros o pareja, etc..

En ambos casos, una posible solución, sería un cambio radical en la situación. Podemos dejar el trabajo o a nuestra pareja. Pero esto puede tener otros problemas añadidos o, simplemente, no ser posible por diferentes motivos (económicos, afectivos…).

Entonces, nos sería de utilidad saber gestionar las manifestaciones del estrés en nuestra vida, de manera que podamos disminuir su potencial carácter aversivo. ¿Qué podemos hacer?

Bajo la influencia del estrés, es fácil descuidar aspectos tan básicos como:

  • Mantener unos hábitos saludables: alimentación, sueño, ejercicio físico, reducir el consumo de alcohol, tabaco o medicamentos, relacionarnos con amigos o familiares…

  • Implicarnos en actividades agradables: leer un libro, ver una serie o una película, escuchar música, darnos un baño…

  • Aprender a decir NO y a ser asertivos, muchas veces la sobreimplicación genera estrés.

  • Practicar técnicas de relajación y respiración.

  • Gestionar bien el tiempo. En otra entrada  te daré algunas claves para organizarte bien y llegar mejor a (casi) todo.

  • Pedir ayuda profesional en caso necesario.


Aparentemente, son cosas sencillas. Pueden ayudarnos a manejar los síntomas de activación que acompañan al estrés. No lo van a eliminar pero sí pueden reducirlos. Y permitirnos sobrellevar mejor la situación.

 

Comentarios en este post

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Trackbacks y Pingbacks en este post

No hay trackbacks.

TrackBack URL